Te pregunté, amor mío

Paisaje rural con pueblo y cedros en el Líbano

Sentada con su portátil en una cafetería recoleta, escuchaba la canción de Fairuz que dice: “Te pregunté, amor mío, ¿a dónde vamos? Déjanos, déjanos, y así se nos escaparon los años.” De vez en cuando, revisaba su correo electrónico. En la tele estaban echando un programa sobre la guerra de Israel contra el Líbano del 2006, lo que la llevó a acordarse de Yakhour, el hermano de su amiga libanesa Reema, aquel joven del Sur del Líbano. Su amiga y ella se veían con cierta frecuencia, por lo que, en una ocasión, acabó entablando conversación con él. Al poco tiempo, ya charlaban a diario, o, más bien, cada rato, a intervalos que sólo merecían ser calculados en minutos. Trabaron una relación basada en la confianza que enseguida le hizo quedarse prendada de todos sus huesos. Llegaron incluso a contemplar la posibilidad de irse a vivir juntos y quedarse afincados allí. Anhelaban poder gozar juntos de momentos hermosos. No obstante, el asedio exacerbó las tensiones entre los países enfrentados y aquello desencadenó ...Leer más